SALAMANCA - EDUCACIÓN
Miércoles, 24 de Noviembre de 2021

La Usal colabora en la descripción de su fósil "más singular", un primitivo cocodrilo solo hallado anteriormente en China, Alemania y EEUU

ICAL - Journal of Vertebrate Paleontology publica el estudio de la UNED sobre el ejemplar de hace 40 millones de años que forma parte de la colección de vertebrados fósiles de la Sala de las Tortugas de la Universidad de Salamanca

La Universidad de Salamanca colaboró en el trabajo recientemente publicado por la revista ‘Journal of Vertebrate Paleontology’ en el que investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED y de la Sala de las Tortugas de la Usal revisan los restos y la diagnosis de la especie y proponen una interpretación de las relaciones de parentesco de su fósil “más singular”, el ‘Duerosuchus piscator’, un primitivo cocodrilo solo hallado anteriormente en China, Alemania y EEUU, que permiten extraer algunas conclusiones relevantes.

Anteriormente, en el año 2009, Luis Alonso Andrés y su hijo Luis Alonso Santiago, colaboradores de la Sala de las Tortugas de la Universidad de Salamanca, publicaron la definición del cocodrilo a partir de algunos fósiles de hace unos 42 millones de años encontrados en Corrales del Vino (Zamora). Los restos estaban compuestos por parte de un cráneo y una mandíbula, algunas vértebras y varios osteodermos. En la descripción original, los autores reconocieron que se trataba de una especie desconocida hasta el momento, pero, quizás por sus peculiaridades, no consiguieron relacionarlo con ninguno de los grupos de cocodrilos modernos conocidos.

Ahora, los resultados obtenidos por los investigadores sitúan a ‘Duerosuchus piscator’ uno de los ejemplares más singulares de la ‘Colección de Vertebrados Fósiles de la Cuenca del Duero - Sala de las Tortugas’ de la Universidad de Salamanca como miembro de la familia ‘Planocraniidae’, convirtiéndose así en “el único individuo hallado hasta el momento de este género y el primer representante de la familia Planocraniidae de la Península Ibérica”, según explicó Santiago Martín, comisario de la colección de fósiles y miembro del Departamento de Geología, a Comunicación USAL.

De este modo, el ejemplar pertenecería a un grupo de cocodrilos de hábitos terrestres, con patas largas y dientes cortadores que, hasta ahora, “únicamente habían sido descritos en China, Alemania y Estados Unidos”, según el científico de la Universidad de Salamanca. Los representantes de este grupo, tradicionalmente conocidos como ‘pristicampsinos’, tenían una forma de vida ligeramente diferente a la del resto de los cocodrilos modernos. Estos animales adoptaron hábitos más terrestres que los de los cocodrilos actuales, con miembros más largos y dientes cortadores, que en ocasiones son aserrados.  

Según la Usal, el análisis filogenético presentado confirma que los planocraniídos fueron un linaje extinguido que se desarrolló en los ecosistemas del hemisferio norte después de la desaparición de los dinosaurios y antes de la divergencia de los dos grandes grupos de cocodrilos actuales.