SALAMANCA - EDUCACIÓN
Martes, 6 de Abril de 2021

El rector de la Usal insiste en “acabar con la discriminación” de docentes y administrativos universitarios en la campaña de vacunación

ICAL - Ricardo Rivero remite sendas cartas a los ministros de Sanidad y Universidades y a la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León para que “se incluya a este colectivo en las mismas condiciones que al resto del personal educativo”

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, insistió hoy en “acabar con la discriminación” de docentes y administrativos universitarios en la campaña de vacunación. De hecho, según informó la Usal, Rivero mantuvo durante las últimas semanas conversaciones con las autoridades educativas y sanitarias, nacionales y autonómicas, para que se incluya al personal docente e investigador (PDI) y al de administración y servicios (PAS), tanto funcionario como laboral, en la agenda de vacunación “en las mismas condiciones que al resto del personal educativo”.

Tras el apoyo mostrado a primeros del mes de marzo a los órganos de representación para que se incorporara al personal de la Usal en las campañas de vacunación por tratarse de un colectivo “de especial riesgo frente a contagios COVID, al desempeñar su trabajo en contacto estrecho con la comunidad universitaria en su conjunto”, el rector reiteró esta reclamación con sendas cartas remitidas a los ministros de Sanidad y Universidades, así como a la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

En la misiva enviada al Gobierno de España, suscrita también por los rectores de las universidades públicas de Castilla y León, Rivero insistió en “la necesidad de evitar dicha discriminación”, respecto a los docentes de educación infantil, primaria, secundaria y bachillerato, “porque la mayor parte de universidades españolas han mantenido la presencialidad como garantía de calidad y de igualdad de oportunidades para los estudiantes”.  

Una presencialidad que, a su juicio, ha demostrado ser “esencialmente segura” con un porcentaje de positivos “muy inferior al detectado en la población en general” y, en lo que respecta a las universidades de Castilla y León, “sin un solo origen de contagio en las aulas”.