SALAMANCA - EDUCACIÓN
Jueves, 7 de Octubre de 2021

Mariano Esteban de Vega califica la gestión del actual equipo rectoral de la Usal de “manifiestamente mejorable”

J.M.A. - El candidato a rector de la Universidad de Salamanca considera que se ha multiplicado el gasto en cargos de confianza y duda de las cifras de nuevas matriculaciones

“Como soy historiador, recurriré a una figura jurídica antigua, en la época de la expropiación de fincas agrarias cuando su explotación resultaba manifiestamente mejorable”. Así respondió el candidato a rector de la Universidad de Salamanca, Mariano Esteban de Vega, al ser requerido para que, como buen catedrático, en su caso de Historia Contemporánea, calificar la gestión del actual equipo rectoral de la Usal, encabezado por Ricardo Rivero.

Durante su segunda comparecencia para presentar a su equipo de vicerrectores y las líneas maestras de su candidatura, Esteban de Vega elevó el tono de su discurso y acusó a Rivero de haber instaurado “áreas Frankenstein”, por su “difícil justificación” ante las labores que supuestamente han de desempeñar en el organigrama directivo del Estudio salmantino.

Además, el candidato a rector insinuó que “en algunos casos da la impresión de que se ha ido produciendo una acumulación de cargos en paralelo a los cargos oficiales”. En este sentido, aseguró que, por ejemplo, “se ha reproducido mucho la figura del delegado del rector, a lo mejor de manera excesiva”. Según el historiador, “son cargos remunerados por el Capítulo Uno y así se multiplica el gasto por esa vía”.  

Por otro lado, el catedrático manifestó que también existen algunos contratos que “parece que no son necesarios”, por ejemplo en el ámbito de la Comunicación, que en su opinión cuenta con “excelentes profesionales”, pero que se complementan con “algunos contratos innecesarios en el Gabinete del Rectorado”.

El el capítulo de críticas al actual equipo rectoral, Mariano Esteban de Vega dudó de las cifras publicadas recientemente por la Universidad de Salamanca aludiendo a un récord en el número de matriculaciones este curso. “En esta cuestión de las cifras, hay que esperar. Lo importante es ver qué pasa cuando se acabe el proceso de matriculación. Que la propaganda no nos lleve a autoconvencernos de lo que no es”, advirtió.  

De este modo, y “sin entrar en guerra de cifras”,  aseguró que en años anteriores hubo un descenso en el número de alumnos, que no fue recurado. “En Grado, según datos del SUI, del curso 17-18 al 18-19 hubo una caída de alumnos que no se contrarrestó en los años posteriores, según los datos consolidados”. “Los datos de la Unidad de Calidad de la Usal no son los mismos y sorprende mucho. En la letra pequeña, vemos que computan dos veces a los estudiantes de doble grado. Y eso no es lo que hacen el resto de las universidades. Así se sacan unas conclusiones que no se ajustan a la realidad. Vamos a ser rigurosos que esto es la Universidad. Este tipo de trampas en las cifras, no debería producirse”, sentenció.