Leticia Pérez /ICAL - La consejera de Educación, Rocío Lucas, informa de las actividades que tendrán lugar en julio enmarcadas en el programa para la ‘Mejora del Éxito Educativo’
VALLADOLID - EDUCACIÓN
Viernes, 26 de Junio de 2020

Lucas justifica el incremento del 26% de los matriculados en la EBAU por que los alumnos rezagados han sido aplicados durante el confinamiento

ICAL - La consejera de Educación elude hablar de que los profesores hayan levantado la mano para aprobar a los escolares al señalar que los contenidos curriculares fueron distintos en la tercera evaluación

La consejera de Educación, Rocío Lucas, justificó hoy el incremento del 26,7 por ciento de l número de alumnos matriculados en la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) en Castilla y León por que los alumnos rezagados, que durante las clases presenciales tenían un actitud y un comportamiento menos riguroso, han sido más aplicados durante los meses del confinamiento provocado por la pandemia del COVID-19. Eso es, al menos, lo que le han traslado algunos directores de centros. También, destacó el apoyo que han recibido los alumnos de Segundo de Bachillerato por parte de sus familias y los profesores el tiempo que ha durado el estado de alarma.  

Preguntada por la sensación de que los profesores han levantado "la mano" con las notas durante este curso por la situación excepcional de la crisis sanitaria y la ausencia de la enseñanza presencial durante el último trimestre, Lucas expresó que, tal vez, los alumnos han sido "más aplicados" y, sobre todo, que los contenidos curriculares fueron distintos en la tercera evaluación aunque eso no haya supuesto una exigencia "menor". En todo caso, dejó claro que el docente es el encargado de evaluar a sus estudiantes y el que ha estado en contacto con el alumno.

En este sentido, la consejera apuntó que es motivo de orgullo que España y Castilla y León, en particular, ha apostado por continuar con el curso escolar, frente a otros países del entorno europeo que decidieron su suspensión. "Es un elemento positivo que todos -profesores, alumnos y familias- se hayan esforzado y dar lo mejor de sí mismo para acabar el año", sentenció.  

Las cuatro universidades de Castilla y León acogerán la próxima semana a 11.768 alumnos que se han matriculado en la EBAU frente a los 9.283 del curso 2018/2019, según los datos facilitados por la Consejería de Educación de la Junta a Ical. Por universidades, el mayor incremento se produce en León (ULE) con un 36,5 por ciento. En este caso se pasa de 1.676 a 2.289 alumnos (+613), mientras que en la Universidad de Salamanca (USAL) la subida es del 26,7 por ciento, con 3.136 alumnos, por los 2.474 del pasado curso. En la provincia de Zamora la subida es del 33,2 por ciento y un total de 750 alumnos se presentarán a la EBAU; en Ávila el incremento se sitúa en el 32,8 por ciento (720 alumnos) y en la provincia de Salamanca en el 21,6 por ciento (1.666).

Por su parte, en la Universidad de Burgos (UBU) el número de estudiantes que se presentan a la EBAU sube un 26 por ciento, hasta los 1.764, mientras que en la Universidad de Valladolid (UVa) la subida es del 22,6 por ciento.

En el caso de la UVa, la provincia con un mayor incremento es Palencia, con un 32,2 por ciento (705), por delante de Valladolid, con un 23 por ciento (2.618); Segovia, con un 20,6 por ciento (788), y Soria, con un 11,4 por ciento (468).

"Responsabilidad" de los alumnos en la EBAU

Además, Lucas aseguró que todo está listo para la celebración de las pruebas de la convocatoria ordinaria de la EBAU en Castilla y León, que tendrán lugar los días 1, 2 y 3 de julio. Precisó que todas las sedes ya están preparadas y previstas para acoger a los más de 9.200 alumnos matriculados. En este sentido, la consejera recordó que la administración y las universidades habían contado con espacios suficientes en caso de que hubiera un mayor número de estudiantes que otros años, como finalmente ha ocurrido. De ahí que asegurara que las 53 sedes designadas en un principio para acoger los exámenes de la EBAU son convenientes, además de contar con los cuidadores. Por último, lanzó un mensaje de tranquilidad y calma a los alumnos para que afronten las pruebas con "responsabilidad", tal y como se exige en todo tipo de actos presenciales.