VALLADOLID - EDUCACIÓN
Viernes, 11 de Septiembre de 2020

Los institutos La Merced en Valladolid y María Moliner en Laguna y las escuelas de arte de Palencia y Segovia habilitan turnos de tarde por la falta de espacio para cumplir con el protocolo Covid

R. Travesí - El equipo directivo del centro de la localidad vallisoletana baraja todas las posibilidades y mide todos las aulas para intentar que los alumnos de Bachillerato acudan al centro solo por las mañanas

Los institutos de Secundaria La Merced en Valladolid capital y María Moliner en la localidad vallisoletana de Laguna de Duero así como las escuelas de arte de Palencia (Mariano Timón) y Segovia (Casa de los Picos) son los cuatro centros que se han visto obligados a pasar algunos cursos de Bachillerato en horario de tarde durante el curso 2020-2021, que arranca en la Comunidad el próximo lunes 14 de septiembre. Estas decisiones, según ha comunicado la Consejería de Educación, se producen por la falta de espacios en los centros para acoger a todo el alumno por las mañanas ante la imposibilidad de cumplir con las medidas de seguridad y distancia que marcan los protocolos Covid.

La consejera de Educación, Rocío Lucas, ya había anunciado a mediados de agosto que, después de revisar los protocolos de cada centro, había la posibilidad de organizar turnos un "pequeño porcentaje" de centros en la Comunidad por la falta de espacio físico. Una de las opciones que se barajaba para estos casos era habilitar clases por las tardes, sin descartar otras "alternativas". En todo caso, era algo que han debatido los responsables de la Consejería, las direcciones provinciales de Educación y los equipos directivos.

La Agencia Ical ha podido comprobar que las páginas web de los institutos de enseñanza obligatoria (IES) La Merced en Valladolid y María Moliner en Laguna ya muestran los cambios de horarios. En el caso de La Merced, aparece como destacado el cambio de inicio de curso de Segundo de Bachillerato, previsto a las 17 horas del lunes, para cumplir con las medidas  de seguridad antiCovid implantadas en los centros para prevenir posibles contagios de coronavirus. Por su parte, la portada de la página corporativa del centro de Laguna de Duero también señala que el horario general del centro para el nuevo curso sufre una "modificación" ya que las enseñanzas de Bachillerato se impartirán por la tarde. La justificación es por las "necesidades derivadas de la aplicación del protocolo COVID-19".

En todo caso, el director del IES María Moliner, Javier Román, aseguró a la Agencia Ical que en la web está colgado, de momento, que los alumnos de Bachillerato deberán acudir a las clases en horario de tarde aunque precisó que el equipo directivo trabaja a contrarreloj para intentar que el centro acoja a todos sus estudiantes por las mañanas. "Ahora mismo, estoy con los cuatro jefes de estudios barajando todas las posibilidades, midiendo los espacios en las aulas y tratando de aprovechar las salas disponibles", subrayó. Por lo tanto, consideró que el trabajo será intenso a lo largo de la final y que la decisión última no se adoptará hasta última hora, sin olvidar que están en contacto permanente con la Dirección Provincial de Educación para consensuar la opción definitiva.

El instituto María Moliner cuenta con 640 alumnos repartidos entre las enseñanzas de Educación Secundaria, Bachillerato y un ciclo formativo de grado medio de Instalaciones Eléctricas y Automáticas. El nuevo curso arrancará con tres grupos de Primero y Segundo de Bachillerato, que son los que se verían afectados por la modificación del horario. Además, haya cuatro grupos de Primero de la ESO, cinco de Segundo, cuatro de Tercero y Cuatro de Cuarto de Secundaria así como dos clases de Programas de mejora del aprendizaje y del rendimiento (PMAR) y otros dos del ciclo formativo.  

El documento del Plan de Inicio del curso 2020-2021 del centro recoge que cuenta con todos los servicios para impartir las enseñanzas, pese a reconocer que las clases son de "tamaño pequeño" y los pasillos son "estrechos". Su protocolo contempla la división del instituto en cuatro zonas, que condicionará los movimientos de sus alumnos en el IES. De esta manera, los estudiantes entrarán por un portón, con entradas escalonadas por cursos, y el resto de la comunidad educativa por la puerta principal.

El IES La Merced, ubicado entre las calles Don Sancho, La Merced y Fidel Recio de la capital vallisoletana, cuenta con unos 700 alumnos repartidos entre las enseñanzas de ESO y Bachillerato (50 por ciento) y Formación Profesional Básica y ciclos de Grado Medio y Superior (otro 50 por ciento). Los matriculados se reparten en los regímenes de diurno y nocturno, por lo que el centro ya estaba abierto en horario de tarde para los ciclos de FP.

Su director, Marcos Pérez, confirmó a Ical que el cambio de horario afectará a unos 60 alumnos de cuatro grupos de Segundo de Bachillerato (Humanidades, Investigación y Excelencia y dos de Ciencias) y a una docena de profesores. Pese a recordar que su centro ya tiene habilitados las tardes para ciclos formativos, señaló que la norma de mantener, al menos, una distancia de 1,5 metros entre alumnos ha obligado a desdoblar las clases de Bachillerato en horario vespertino. "No teníamos espacios habilitados en condiciones para acoger con seguridad a nuestro alumnado", significó.

Pérez declaró que la concentración de todos los estudiantes por la mañana hacía imposible "garantizar" las medidas antiCovid en algunos espacios como pasillos y el patio. "Hemos primado que no hubiera tanta gente en estos lugares", precisó. De esta manera, añadió se logrará repartir el alumnado entre las mañanas y las tardes, al menos mientras la situación epidemiológica continúe igual y no reciban indicaciones de la Consejería para reducir la distancia de seguridad.  

"Grupos burbuja"

El director del IES La Merced reconoció que la medida, que ya se ha anunciado en la web y las redes sociales del centro, "impactó", en un primer momento, a los alumnos. Entre las familias, la acogida, en general, ha sido positiva ya que constatan que sus hijos estarán en "grupos burbuja", al poder mantener mejor la distancia y el aislamiento social, sin mezclarse con otros compañeros de la ESO. En todo caso, señaló que ha habido algunas quejas por los que practicaban deportes federados o actividades extraescolares deportivos, aunque, hasta la fecha, están suspendidos. Mayores problemas tendrán algunos estudiantes que están matriculados en la Escuela Oficial de Idiomas y el Conservatorio Profesional de Música.  

En cuanto al profesorado, Marcos Pérez apuntó que "hay de todo", en función de las circunstancias. No en vano, algunos prefieren dar clases por las tardes y estar en grupos más pequeños y no coincidir con tantos alumnos de todos las enseñanzas durante la mañana.  

La Escuela Superior de Artes Plásticas y Diseño Mariano Timón, en Palencia, imparte tres enseñanzas. Por un lado, la modalidad de Artes de Bachillerato; los ciclos de Artes Plásticas y Diseño, en concreto el de grado medio de Procedimientos de Joyería Artística y los superiores de Joyería Artística, Ebanistería Artística y Amueblamiento, perteneciente. La oferta se completa con el grado de Textiles (único en España) de los Estudios Superiores de Conservación y Restauración de Bienes Culturales.

Apenas cuenta con 200 alumnos entre todas las disciplinas, que están repartidos en dos sedes. No en vano, está pendiente la unificación de las enseñanzas de la escuela con la construcción de un nuevo edificio, que lleva años encallado.

Otro de los centros que se verán obligados a traslados grupos de alumnos en horario vespertino es la Escuela de Arte y Superior de Diseño Casa de los Picos, en Segovia, que presta el Bachillerato de Artes, además del grado de Diseño de Producto, además de los ciclos de grado superior de Ilustración y medio de Revestimiento Murales y Tapices y Alfombras.  

Su protocolo de prevención y organización del centro, marcado por la pandemia del coronavirus, precisa que el mantenmiento de la distancia de seguridad de entre 1,5 y dos metros no se puede "garantizar" por la estructura arquitectónica del edificio histórico. Por ejemplo, solo cuenta con una sola puerta de acceso. Cuenta con algo más de 250 alumnos.