SALAMANCA - EDUCACIÓN
Jueves, 12 de Mayo de 2022

El Incyl conmemora con la plantación de una rosaleda el 170 aniversario del nacimiento de Ramón y Cajal

ICAL - Entre las actividades organizadas destaca la realización del cultivo formado por una variedad de rosas creada por Matilde Ferrer en honor al prestigioso neurocientífico

El Instituto de Neurociencias de Castilla y León (Incyl) conmemoró este jueves con la plantación de una rosaleda el 170 aniversario del nacimiento del científico Santiago Ramón y Cajal con una serie de actividades académicas y culturales inauguradas hoy por el vicerrector de Investigación y Transferencia, José Miguel Mateos Roco, y el director del Incyl, Manuel Sánchez Malmierca.

Por este motivo, la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la Universidad de Salamanca, en colaboración con el Incyl, el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, impulsaron un homenaje, que incluyó la instalación de un cultivo en la sede del Instituto de Neurociencias. Se trata de una rosaleda formada por una variedad de flores creada, precisamente, en honor a Santiago Ramón y Cajal, por la reconocida hibridadora Matilde Ferrer.

Durante la jornada de hoy se celebraron también dos conferencias impartidas por la propia Matilde Ferrer, sobre la obtención de nuevas variedades de rosas, y Fernando de Castro Soubriet, del Instituto Cajal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, nieto del profesor Fernando de Castro Rodríguez, uno de los más distinguidos discípulos directos de Ramón y Cajal, titulada ‘Cajal: neuronas, sinapsis y Escuela’.

La nueva variedad de rosal fue ideada con el objetivo de recordar “una de las aportaciones más trascendentes al conocimiento del sistema nervioso central de Ramón y Cajal”, en concreto, “el descubrimiento de unas pequeñas protusiones en las dentritas de las neuronas a las que llamó espinas por su semejanza a las de los rosales”, de ahí la idea de crear una variedad de este tipo de planta que ahora se incorpora a la zona ajardinada del Instituto de Neurociencias de Castilla y León.

Desarrollada por la hibridadora de rosas Matilde Ferrer, la rosa es de color amarillo anaranjado, similar a la de origen arbustivo, de una altura media no superior a un metro, de crecimiento rápido y compacto, y con un tamaño medio de flor que ronda los ocho centímetros, entre otros atributos.

Según subrayó la Usal, Matilde Ferrer es una “referencia internacional” en el restringido mundo de la hibridación de rosas. Ha recibido numerosos premios en certámenes de Ginebra, Mónaco, París o Roma, y ha creado flores que llevan el nombre del escritor Blasco Ibáñez o la científica Margarita Salas.