Campillo /ICAL - La Junta de Estudiantes de la Universidad de León, el Frente de Estudiantes en León y Estudiantes en Movimiento en León se concentran en protesta por la nueva Ley de Convivencia Universitaria
LEÓN - EDUCACIÓN
Jueves, 18 de Noviembre de 2021

Los estudiantes leoneses salen a calle para protestar por la nueva Ley de Convivencia Universitaria

ICAL - Critican que “eliminan el espíritu de mediación y convivencia universitaria” y la convierten en “un mero procedimiento punitivo”

Aproximadamente un centenar de estudiantes se concentraron hoy ante la sede de Subdelegación del Gobierno en León, convocados por la Junta de Estudiantes de la Universidad de León, en conjunto con el Frente de Estudiantes en León y Estudiantes en Movimiento en León, para protestar contra la nueva Ley de Convivencia Universitaria.

Desde la Junta de Estudiantes de la Universidad de León (Jeule) explicaron que los Consejos y Juntas de Estudiantes de las Universidades Españolas, representados en el Consejo de Estudiantes Universitarios del Estado y en la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas- hemos trabajado y colaborado con el Ministerio de Universidades y la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, llevan más de siete meses trabajando y colaborando en en la elaboración de la nueva LCU.

Por ello, hace una semana redactaron un documento conjunto de rechazo a las enmiendas pactadas por el Partido Socialsita, Unidas Podemos y Esquerra Republicana de Catalunya al proyecto de Ley de Convivencia Universitaria, al considerar que “eliminan el espíritu de mediación y convivencia del proyecto inicial” y “trasladan a las universidades la posibilidad de regular estos mecanismos de resolución de conflictos impidiendo el establecimiento de un marco común para todo el Sistema Universitario Español y convirtiendo la convivencia universitaria en un mero procedimiento punitivo”.

Una reivindicación que aseguraron que “apoya” el Rectorado de la Universidad de León, quien “animó a los estudiantes a sumarse a las protestas, no perjudicando a los que quisieran manifestarse y ejercer su derecho” aunque no se produjera un paro académico ordenado desde el propio Rectorado.