Eduardo Margareto /ICAL - La consejera de Educación, Rocío Lucas, presenta el programa 'Hábitos saludables en la Escuela'
VALLADOLID - EDUCACIÓN
Martes, 23 de Noviembre de 2021

Castilla y León acusa a Educación de intentar "ocultar" la tasa de titulación con los cambios en 4º de la ESO

ICAL - Rocío Lucas descarta el recurso contra el Real Decreto de evaluación, promoción y titulación y anuncia una norma para adaptar las programaciones que trabajarán en noviembre y diciembre

La consejera de Educación, Rocío Lucas, acusó hoy al Ministerio de Educación y Formación Profesional de intentar "tapar" y "ocultar" la tasa de titulación a través del Real Decreto de evaluación, promoción y titulación, que remarcó solo busca mejorar los resultados en cuarto de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) al no fijar límite de suspensos para obtener el título, mientras solo se permite hacerlo con dos en la primera etapa de la ESO.

"Es curioso que esta norma del Gobierno se aplica solamente a cuarto de la ESO y no a Bachillerato, ni a Formación Profesional de grado medio ni a la ESO de adultos, ni siquiera a la promoción de curso de primero, segundo y tercero de la ESO. Desconozco los objetivos del Ministerio, pero van más enfocados a en este caso a tapar o ocultar la tasa de titulación, que a la mejora del sistema educativo", afirmó Lucas, que presentó este martes en Valladolid el proyecto 'Hábitos Saludables'.

Al respecto, recordó que la ministra Pilar Alegría ha incumplido su palabra de retirar este Real Decreto, pero reconoció que no existe "argumento legal para recurrirlo", al contar con una norma que lo ampara, como la LOMLOE. "Nuestro compromiso va a seguir siendo con la calidad del sistema educativo, con el conocimiento de los alumnos y con esa capacidad que tienen los profesores, como siempre la han tenido, a la hora de titular, de reunirse en la junta de evaluación y determinar quien titula y quien no titula", apostilló. 

Asimismo, la consejera insistió en que es de "muy difícil aplicación" el Real Decreto, lo que exigirá a la Comunidad que lleve a cabo un desarrollo normativo que se abordará durante este mes y diciembre. "Una norma no se puede aplicar una vez iniciado el curso", reiteró, porque de lo contrario se tienen que hacer modificaciones de la programación didáctica. 

Lucas insistió en que el objetivo es dar la oportunidad a los alumnos de que se evalúen y los profesores puedan determinar los contenidos y las competencias. De esta forma, se adaptarán las programaciones didácticas para que las pruebas finales de cuarto de la ESO se hagan en junio, lo que conllevará cambios en los criterios de evaluación y promoción, porque recordó ya estaban establecidas en las planificaciones de cada uno de los centros en este primer trimestre. 

Igualmente, la consejera sostuvo que la prueba de evaluación es "vinculante", por lo que insistió en que es necesario modificar la norma para que determine si un alumno supera o no esas asignaturas, pero añadió que cada profesor establece la evaluación de su materia, aunque después sean la junta de evaluación la que decida quien titula y quien no. 

"Confiamos en este caso en la responsabilidad, como siempre lo han hecho, de los profesores y los docentes para saber quien tiene la competencia para permitir o no permitir esa titulación", dijo y añadió que seguirá habiendo el programa 'Éxito educativo' durante este curso, que se adelantará a junio para cuarto de la ESO, pero también se mantendrá el refuerzo para los alumnos que quieran mejorar sus competencias y conocimientos en julio, porque añadió quieren que los alumnos sigan estudiando Bachillerato y FP de grado medio y en estos ciclos en los que habrá pruebas extraordinarias y la correspondiente evaluación. 

Por otra parte, la consejera aseguró que incluirán en la norma de adaptación de la tercera evaluación "alguna orientación" para los centros educativos a la hora de decidir quien puede titular en cuarto de la ESO si los alumnos tienen asignaturas suspensas. Al respecto, aseguró que desconoce el contenido de la regulación de la Comunidad de Madrid que apuesta por fijar mayorías necesarias para que la junta de evaluación adopte su decisión.