VALLADOLID - EDUCACIÓN
Sábado, 15 de Diciembre de 2018

La Usal lidera una alianza europea universitaria para poner en marcha grados compartidos a partir de 2024

R. Travesí - El proyecto de la Universidad de Salamanca –en colaboración con instituciones de Portugal, Rumanía, Francia, Italia y Finlandia- es uno de los once que se presentará en España

La Universidad de Salamanca (Usal) es una de las once universidades españolas que forma parte de las alianzas europeas de universidades que tiene como objetivo la creación de un verdadero Espacio Europeo de Educación Superior, que se traducirá en la puesta en marcha de grados europeos a partir de 2024. Un grado que, a diferencia de lo que ocurre en la actualidad, tendrá reconocimiento y validez en toda la Unión Europea y que supondrá un gran paso para la Universidad del siglo XXI porque fomentará la movilidad de los alumnos entre diferentes centros del Viejo Continente.

De los once consorcios que integran, de momento, alguna universidad española, uno de ellos es el ‘European Campus of City-Universities (EC2U)’ que comparten la Usal, la de Coimbra (Portugal), Alexandru Ioan Cuza de Iasi (Rumanía), Pavía (Italia), Poitiers (Francia) y Turku (Finlandia). Esta proyecto, que abarca a países de diferentes partes de Europea, se presentará próximamente a la convocatoria de propuestas de alianzas piloto de universidades europeas, enmarcada en la Acción Clave 2 del programa Erasmus + y publicada por la Comisión Europea. Otras instituciones académicas como la Complutense y la Autónoma de Madrid, Granada, alguna de Barcelona y Valencia, entre otras, ya han anunciado su participación en este tipo de consorcios.

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, ya anunció el “proyecto estrella” en el apartado internacional será esta alianza, que puede suponer una financiación máxima de 5,5 millones de euros de los 30 millones que contempla la Unión Europea para este programa en los tres próximos años. Un programa que tiene su origen en un discurso del presidente francés Emmanuel Macron que pronunció hace poco más de un año en la Sorbona para avanzar en la integración europea. Macron habló de la necesidad de crear universidades europeas y la Comisión Europea recogió ese guante, con la presentación de un programa al que podían sumarse alianzas de todos los países.

Se trata de un proyecto piloto hacia la universidad europea del futuro, donde los estudiantes podrán asistir a cursos integrados en varios países y en diferentes idiomas, y los investigadores podrán moverse libremente entre instituciones, según las necesidades de sus proyectos de investigación. De esta manera, las calificaciones que obtengan los alumnos en uno de los Estados miembros podrán ser reconocidas en otro. Será un paso de gigante porque ya no se hablará de un título oficial nacional sino europeo.

El vicerrector de Internacionalización de la Usal, Efrem Yildiz, subrayó a la Agencia Ical el avance que supondrá la creación de los grados europeos ya que permitirá que los alumnos se formen en diferentes métodos de enseñanzas, gracias a un nuevo sistema que ofrecerá amplias oportunidades de movilidad de los estudiantes pero también del personal docente e investigador. “No solo supone una riqueza de la experiencia académica sino que se busca fomentar el espíritu europeo porque el alumno vivirá experiencias de otra cultura que le enriquecerán”, apuntó. Y es que precisó que la idea es “fortalecer” la idea de la ciudadanía europea y “qué mejor manera que utilizar la universidad porque el conocimiento no tiene fronteras”.

Todo los grados en 2030

De momento, explicó, la idea de la Comisión Europea es poner en marcha 20 grados oficiales a partir de 2024, que podrán ser presenciales o semipresenciales, con el horizonte de que en 2030 estén todas las carreras. “Será un esfuerzo añadido para estudiantes y profesores pero marcará un antes y un después en la educación superior”, confesó. Y es que el universitario que curse estos grados europeos deberá controlar el idioma materno más otras dos lenguas extranjeras en que se impartirán las clases en las diferentes universidades.

A falta de elaborar la memoria y el contenido del proyecto, que deberá ser presentado antes de febrero, Yildiz avanza que el EC2U estará basado en los cuadros de la Unesco como salud y bienestar, la investigación, la docencia y la igualdad. Además, hará hincapié en la necesidad de involucrar a la ciudadanía pero también los gobiernos local (Ayuntamiento) y autonómico (Junta de Castilla y León).

La directora general de Universidades e Investigación, Pilar Garcés, confió en las posibilidades de que el proyecto que lidera la Usal sea seleccionado por la Comisión Europea y aseguró que cuenta con el apoyo de la Junta. “Los grados compartidos serán un cambio de paradigma hacia la nueva universidad”, aseveró.