BURGOS - EDUCACIÓN
Martes, 11 de Junio de 2019

La UBU manifiesta su mejor disponibilidad para iniciar la matrícula del grado en Relaciones Laborales lo antes posible

ICAL - La institución solicita a la Consejería de Educación que “emprenda los trámites pertinentes” para llevar a cabo la desadscripción de la Escuela Profesional de Relaciones Laborales

La Universidad de Burgos (UBU) manifestó hoy a través de un comunicado su "mejor disponibilidad" para iniciar de la matrícula del grado en Relaciones Laborales “lo antes posible”, después de que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León impidiese la oferta de plazas para este grado durante el curso 2019-2020.

Según informaron hoy desde la institución académica, como consecuencia de los acuerdos adoptados por el Patronato de la Escuela de Relaciones Laborales de Burgos, celebrado el pasado día 30 de mayo de 2019, la Universidad de Burgos dirigirá una carta al consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey.

En ella manifiesta que “en numerosas ocasiones” la institución académica ha mostrado “su firme voluntad de mantener el grado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos en Burgos”. En este sentido, señalaron que de hecho, la Universidad “inició su impartición en la Facultad de Derecho en el curso 2017-18”.

Asimismo, recordó que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León “impidió la oferta de plazas en este Grada para el próximo curso 2019-20, por no existir acuerdo del Patronato de la Escuela”. Por eso, según señalaron en la carta, el 21 de marzo la UBU trasladó a los responsables de dicho Patronato los plazos y el procedimiento establecido para la oferta de plazas, advirtiéndoles de las restricciones judiciales y de la necesidad de adopción de acuerdos como única fórmula para solventarlas.

En tercer lugar, indicaron que no fue “hasta el 30 de mayo cuando se ha reunido el Patronato, dos meses después de que finalizara el plazo (el 29 de marzo) que la Junta fija para que las universidades presenten su oferta de plazas para Grados”, aseguraron. Por ello, “en virtud de los acuerdos adoptados por el Patronato a finales del pasado mes, que allanan las dificultades judiciales existentes hasta ese momento, la Universidad expresa su mejor disponibilidad para iniciar la matrícula lo antes posible”, afirmaron.

En esta carta dirigida al consejero de Educación de la Comunidad, señalaron además que las “dificultades derivadas del cumplimiento del plazo y del resto de requisitos del procedimiento establecido para impartir el Grado en la Facultad de Derecho afectan por igual a la Escuela adscrita para impartir el primer curso de esta titulación”.

Por esto, y “como consecuencia de los acuerdos del Patronato”, la Universidad de Burgos decidió “iniciar el proceso de desadscripción de la Escuela”, para lo que ha solicitado a la Consejería de Educación que “emprenda los trámites pertinentes y adopte las decisiones necesarias para llevar a cabo dicha desadscripción, garantizando en todo momento los derechos que asisten a los estudiantes de la Escuela a finalizar sus estudios, tal y como establece la normativa vigente”, concluyeron.