Peio García /ICAL - Celebración del centenario de los Hermanos Maristas en León
LEÓN - EDUCACIÓN
Jueves, 29 de Noviembre de 2018

Los Maristas de León celebran su centenario tras más de 10.000 alumnos formados en sus centros

Miriam Badiola - Los directores de San José y Campagnat resaltan la “humildad, sencillez y modestia” como señas de identidad de la formación marista

Los Maristas de León celebran este año el centenario de su presencia en León tras más de 10.000 alumnos formados en los dos centros principales de la capital leonesa, San José y Champagnat, así como los más pequeños repartidos por varias localidades de la provincia y que hoy ya no existen pero a los que también se quiere tener en el recuerdo.

Para ello, hoy se celebró un acto institucional que contó con la participación del alcalde de León, Antonio Silván, el presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, el director del Colegio Marista San José, Javier García, y el director del Colegio Marista Champagnat, Juan José Seoane, así como antiguos profesores y miles de alumnos.

Juan José Seoane señaló que en estos cien años la educación ha sufrido “un cambio muy importante”, desde las propias notas “con todo el mundo digital, competencial y cooperativo” hasta las familias, el profesorado y el alumnado, ya que “los niños ya no son los mismos”.

Desde esa perspectiva se celebra así “todo lo que pasó anteriormente que permitió llegar a aquí”, tras la llegada a León de cuatro hermanos franceses que llegaron a León en 1918 hasta el día de hoy, un periodo de tiempo en el que han pasado cerca de 380 hermanos maristas.

Un siglo de vida en el que han pasado por Maristas cerca de 10.000 alumnos entre todos los colegios. En la actualidad, Marista San José cuenta con 1.155 alumnos, 70 profesores y 20 personas en servicios, mientras que en el Campagnat hay 20 profesores y 212 alumnos.

Alumnos que reciben como “seña de identidad” de la formación Marista las tres violetas, que son “humildad, sencillez y modestia”, desde la que se produce “un sentido de familia muy fuerte”, así como el respeto a los derechos de la infancia y “la interioridad” acentuando “metodologías centradas en el alumno, en las inteligencias múltiples, la propia tecnología”, a lo que se suma el impulso que se está realizando este año a los “proyectos de aprendizaje y servicio”.

Javier García apuntó que para celebrar esta efeméride, a final de curso se llevará a cabo un acto abierto a toda la sociedad en la Catedral de León. Además, aproximadamente cada mes, se realizarán actos de celebración más pequeños y sencillos para los hermanos y todos los estamentos de la comunidad educativa.

Ex alumnos Maristas

El alcalde de León, Antonio Silván, es ex alumno del colegio Marista, una experiencia que hoy definió como “absolutamente enriquecedora”, en la que los valores de “justicia, solidaridad, humildad y sencillez” demuestran que “estos cien años han servido para educar y formar a leoneses que están en el mundo entero”.

Un centenario que para el alcalde supone “una satisfacción y un orgullo”, que le ha trasladado de nuevo “el aroma a colegio que estaba en los años 70 y que perdura ahora en el siglo XXI”, al colegio donde “el patio de atrás era de arena, donde el balonmano era el único deporte, donde había alumnos externos e internos y donde el salón de actos era el cine para disfrutar los sábados y domingos”.

También fue alumno el presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, que estudió interno en el centro de Marista Champagnat, “donde solo nos dejaban salir el domingo por la tarde un rato por las tardes”, recordó. Un centro en el que, según remarcó, además de la educación, aprendió “muchísimos valores y hasta a fregar platos y pasillos”.

Majo llegó a Maristas Champagnat en el curso 1975/1976, “un año marcado por otros acontecimientos históricos que viví dentro de los Maristas”, a los que quiso agradecer que “además de la formación a los alumnos haya otra educación en valores de convivencia, serenidad, tranquilidad, cordialidad y respeto a los demás”.

Educación que se inculcaba también en deportes, ya que “había que pasar por del balonmano todos, fueras bueno o no”, un deporte en el que aseguró que era “muy bueno” Alberto Núñez Feijóo, mientras que otros como él eran “bastante maderos”.