MADRID - EDUCACIÓN
Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

El Gobierno quiere que las matrículas universitarias tengan un tope máximo igual en toda España

Servimedia - Pretende que se acuerde en la Conferencia General de Política Universitaria, en el que están representados el ministerio y las comunidades autónomas

El Gobierno pretende eliminar las horquillas para la fijación de las tasas de matrícula de Grado y Máster dentro de las cuales se mueven las comunidades autónomas para determinar los precios de la matrícula universitaria, con el objetivo de establecer una tasa máxima común en todo el territorio.

Así lo explicó este miércoles el secretario general de Universidades del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, José Manuel Pingarrón, en declaraciones a los medios durante la reunión del Observatorio de Becas, que se reúne por primera vez desde 2011 para analizar posibles reformas en el modelo.

La idea es que este máximo de las tasas se acuerde en la Conferencia General de Política Universitaria, en el que están representados el ministerio y las comunidades autónomas, explicó. "Por debajo, las comunidades tendrían libertad para establecer una tasa inferior o incluso de dero", admitió, pero así se evitarían desigualdades tan grandes como el hecho de que "estudiar en Cataluña cueste hasta tres veces más que en Galicia".

Señaló que favorecería, además, "la movilidad territorial de los alumnos entre comunidades". Asimismo, apuntó que la intención del Gobierno es igualar las tasas de los grados y de los másteres a la baja.

Por otra parte, Pingarrón resaltó que los ministerios de Ciencia y de Educación trabajan para conseguir que la primera matrícula sea gratuita para todos los estudiantes universitarios, como ya sucede en Andalucía. Esto implicaría que todos los alumnos de nuevo ingreso tendrían sus matrículas gratis, igual que todos aquellos de los cursos posteriores que hayan aprobado sus asignaturas. Eso sí, aquellos que suspendan tendrían que pagar al matricularse de los créditos que repiten.

En el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades estudian cómo implantar esta medida y, según Pingarrón, existe un informe que estima su coste en aproximadamente 1.000 millones de euros. Habría, por tanto, que implantarlo de forma paulatina, en cinco años, y empezando por los de rentas más bajas.