Miriam Chacón /ICAL - Jornada con los profesores honoríficos colaboradores de Castilla y León
VALLADOLID - EDUCACIÓN
Miércoles, 7 de Noviembre de 2018

Fernando Rey aboga por publicitar la figura de los profesores honoríficos colaboradores y flexibilizar el programa con menos burocracia

ICAL - Un total de 25 docentes jubilados con larga trayectoria profesional colabora en centros para la mejorar del sistema educativo

El consejero de Educación, Fernando Rey, abogó hoy en Valladolid por publicitar la figura de los profesores honoríficos colaboradores entre los docentes jubilados o a punto de retirarse (unos 700 al año), dando información más personalizada, y flexibilizar el programa con menos burocracia administrativa para hacerlo “más atractivo”. No en vano, aseguró que el gran objetivo es contar con un personal “ejemplar, con valor incalculable y de gran potencial humano” para mejorar el sistema educativo de la Comunidad.

Rey, quien mantuvo una reunión de trabajo con los 25 profesores honoríficos colaboradores que este curso académico están en centros educativos de Castilla y León, subrayó que la Consejería desea un programa de “calidad”, por lo que la administración no se centra en el número. “Hablamos de un programa para una inmensa minoría y no queremos aprovecharnos de una mano de obra muy barata”, afirmó. En todo caso, se mostró partidario de prorrogar estos nombramientos más allá de los tres cursos, fijado ahora como máximo.

El consejero recordó que, en ocasiones, se habla de la necesidad de retener el talento en la Comunidad y todo el mundo piensa en los jóvenes pero se preguntó qué hay de las personas que han completado una carrera profesional como son los casos de estos profesores honoríficos colaboradores. “No nos podemos permitir el lujo de desperdiciar todo el caudal y hay que aprovechar vuestra visión más rica que nunca, sin olvidar que aportáis esperanza e ilusión”, aseveró. Se trata de docentes jubilados que poseen una larga y demostrada trayectoria profesional y, que voluntariamente, deseen contribuir a la mejora del sistema educativo como, por ejemplo, la formación del profesorado que, a la postre, redundará en los alumnos.

En la actualidad, Castilla y León cuenta con 25 profesores honoríficos colaboradores, de los cuales 16 continúan los proyectos que iniciaron en el curso 2017-2018 y nueve se han incorporado este año. La mayor parte mantiene una colaboración concreta en un centro, que suele ser en el que han desempeñado su labor anterior, y otros participan en varias líneas como la innovación e investigación educativa y cambio metodológico, desarrollo de la competencia digital e integración didáctica de las TIC, promoción de los procesos de internacionalización y desarrollo de la competencia lingüística y didáctica en lenguas extranjeras, fomento de la convivencia y valores de una vida saludable y desarrollo científico en las diferentes áreas curriculares, ofreciendo su colaboración como docente experto.

La actividad del profesor honorífico tiene carácter excepcional y solo podrá realizarla acompañado de un docente titular, aunque podrá colaborar en tareas preparatorios o complementarias de la actividad docente. “Son 25 empleados públicos que trabajan gratis, gracias a su generosidad y espíritu altruista, por el bien común y el interés general”, resumió el consejero.

Cuatro experiencias

En representación de los 25 profesores honoríficos colaboradores expusieron sus experiencias cuatro de ellos. Emilio Serrano, quien desarrolló su tarea como profesor de Biología en el IES ‘Cardenal López de Mendoza’ de Burgos, tiene una colaboración concreta y se centra en la gestión y aprovechamiento didáctico del Museo de Historia Natural del IES ‘Cardenal López de Mendoza’. “Mi intención es difundir el patrimonio del museo, tanto a la comunidad educativa como a la sociedad con charlas científicas, y que las magníficas maquetas de anatomía humana lleguen a las aulas y los alumnos”, apuntó.

Por su parte, Miguel Polo, que fue profesor de Geografía e Historia en la provincia de Salamanca y desempeñó durante 14 años labores en la Inspección, mantiene una colaboración de carácter abierto y versa sobre las líneas de innovación e investigación, inclusión educativa así como en el desarrollo curricular para centros educativos de Salamanca. En concreto, el curso pasado impartió un curso de formación sobre Geografía Física entre profesores de Historia e Historia del Arte de Segundo de Bachillerato. “Lo disfruté como si fuera mi primer día de clase”, confesó.

Gonzalo Gil, quien ejerció su labor docente como profesor de Informática en el IES ‘María Moliner’ de Segovia, colabora de forma concreta en la gestión, colaboración, diseño y preparación de proyectos europeos para centros educativos de la provincia de Segovia. “Siempre he perseguido que los alumnos viajaran a Europa para desarrollar proyectos conjuntos con otros institutos y para hacer prácticas den empresas del extranjero y ahora continuó esta filosofía con este programa de profesores honoríficos”, explicó.

Finalmente, Evangelina Álvarez, quien desarrolló su tarea como directora y profesora de francés en la provincia de Valladolid, mantiene una colaboración de carácter abierto y se centra en las líneas de innovación e investigación, inclusión educativa, así como en los procesos de internacionalización en los centros de formación del profesorado (CFIE). “Aposté por este programa porque tengo muchos años de experiencia y bagaje en la educación y deseaba estar cerca de este mundo”, manifestó.