MADRID - EDUCACIÓN
Lunes, 17 de Diciembre de 2018

Los colegios Marqués de Santillana de Palencia y CRA Valle del Riaza de Milagros (Burgos) obtienen el Premio Giner de los Ríos

ICAL - Los galardones, en cuya organización colaboran el Ministerio de Educación y la Fundación BBVA, buscan visibilizar la labor de profesores con sus alumnos en proyectos educativos de alto valor pedagógico

Los colegios Marqués de Santillana de Palencia, en el segundo ciclo de educación infantil, y el centro rural agrupado (CRA) Valle del Riaza de Milagros (Burgos), en educación primaria, lograron el Premio Giner de los Ríos, que fue entregado hoy en Madrid en sus diferentes modalidades. Se trata de la familia de galardones de mayor antigüedad de la Fundación BBVA, que comenzó a organizarlos conjuntamente con el Ministerio de Educación en 1983.

Los reconocimientos buscan visibilizar la labor de profesores con sus alumnos en proyectos educativos de alto valor pedagógico y el premio para el segundo ciclo de educación infantil, dotado con 15.000 euros y titulado ‘Otra forma de Aprender. Talleres Multidisciplinares’ fue a parar al colegio Marqués de Santillana (Palencia), donde las profesoras de Educación Infantil han creado el proyecto donde los alumnos fomentan el desarrollo físico, afectivo, social e intelectual que, en muchas ocasiones, no se aborda en las clases cotidianas por falta de tiempo o debido a la gran cantidad de alumnos en el aula.

En el desarrollo del proyecto educativo del centro palentino, a través del juego, de distintos materiales y técnicas, las profesoras pretenden que los pequeños alumnos de de 3, 4 y 5 años aprendan en todo momento a compartir, a pensar de forma autónoma y a prepararse para un futuro en el que sabrán aprovechar mejor el tiempo.

En cuanto al premio para la etapa de educación primaria, dotado también con15.000 euros, el reconocimiento fue para el CRA Valle del Riaza, Milagros (Burgos) por el proyecto ‘Huertología 3.0’ y es el viernes el día en el que las asignaturas desaparecen y desde los más pequeños hasta los alumnos de sexto de Primaria trabajan en un huerto didáctico que se encuentra en el mismo patio del centro.

Con tres años es fácil entender qué es una fruta y de dónde proviene si eres tú quien ayuda a plantarla, eres testigo de su proceso de crecimiento y participas en su recolección. Mientras los más pequeños descubren texturas, colores o formas o interpretan una canción dedicada a las hortalizas, los que están en los cursos más altos aprenden los conceptos del temario de sus asignaturas a través de la experimentación.

Se trata de asignaturas convencionales llevadas a un huerto escolar en el que también participan los abuelos de los alumnos, fomentando la relación entre dos generaciones gracias a los consejos que los más mayores pueden darles. Cuenta, además, con dos proyectos asociados: una viña ecológica y una charca natural que los alumnos cuidan y estudian a partes iguales.

Educación como vector de contagio

Durante la ceremonia de entrega de la XXXIII edición de los galardones, el presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, subrayó que “la educación transmite a las nuevas generaciones el mejor legado de quienes les precedieron y es el vector que contagia el virus de querer saber más”.

“La educación transmite a las nuevas generaciones el mejor legado de quienes les precedieron, el conocimiento construido a lo largo de milenios”, añadió, al tiempo que reivindicó el papel de la enseñanza como primer y principal sustrato del saber, durante la trigésimo tercera ceremonia de entrega de los Premios Francisco Giner de los Ríos a la mejora de la calidad educativa.

El proyecto ’Contecta-t: programa de enriquecimiento curricular para altas capacidades’ fue quien obtuvo el premio especial al mejor trabajo, dotado con 24.000 euros, por su labor con alumnos con altas capacidades de entre ocho y doce años en el Colegio de Educación Inicial y Primaria El Fabraquer (El Campello, Alicante).