Dos Santos /ICAL - El CES y las cuatro universidades públicas entregan el Premio de Investigación
VALLADOLID - EDUCACIÓN
Lunes, 10 de Junio de 2019

El CES y las universidades de Burgos, León y Valladolid solicitan más financiación pública a la I+D para mejorar la productividad

ICAL - Germán Barrios apuesta por la transferencia de conocimiento para afrontar los retos del desempleo y la despoblación

El presidente del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León, Germán Barrios, y los rectores de las universidades de Burgos (UBU), León (Ule) y Valladolid (UVa), Manuel Pérez Mateos, Antonio Largo y Juan Francisco García, coincidieron hoy en la necesidad de incrementar la financiación pública a la Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) para mejorar la productividad de la economía regional y hablar de “calidad en mayúsculas”.

Antes de participar en el acto de entrega del Premio de Investigación, convocado por el CES y el Campus de Excelencia Internacional, CEI Triangular-E3, -integrado por la UBU, la Ule y la UVa-, Germán Barrios subrayó la importancia de apostar por los investigadores y la investigación en Castilla y León, porque el conocimiento, las capacidades, las competencias y el talento son “tan necesarios” en la sociedad.

Barrios recordó que desde el año 2009 ha habido “años difíciles” con una reducción paulatina de las inversiones en I+D+i, hasta que en 2017 ha habido un “positivo” cambio de tendencia. Además, valoró la colaboración institucional entre las tres universidades públicas y el CES con una apuesta clara a la investigación.

También, precisó que su entidad apuesta por la transferencia del conocimiento entre la universidad y la empresa. “Estos premios son un canal permanente de comunicación entre la sociedad civil organizada y la comunidad universitaria”, afirmó. De esta manera, a su juicio, se podrán afrontar mejor los retos que tiene Castilla y León como el desempleo, la despoblación y el geográfico, por la “dificultad de asimetría” entre las inversiones realizadas en el eje Mediterráneo y el Atlántico.

El rector de la Universidad de Burgos, Manuel Pérez Mateos, recordó que “continuamente” se habla de que el motor de desarrollo económico y social debe pasar por la I+D, tal y como lo han hecho los países del entorno en los años de crisis. “En cambio, España, desafortunadamente, sigue con valores de inversión, tanto público como privado, inferiores a antes de la crisis”, aseguró. Una situación que, afirmó, ha afectado al sector de las ciencias experimentales pero aún más en el área económico y social y la rama jurídica.

Por su parte, los rectores de la UVa y la ULE, Antonio Largo y Juan Francisco García, señalaron a la colaboración, “que no competencia”, entre las universidades públicas. Y es que aseguraron que el sistema universitario de la Comunidad sale fortalecido con actuaciones conjuntas. Largo consideró que el futuro de la Comunidad pasa por la investigación y la transferencia de conocimiento, que básicamente sale de las universidades públicas.

Competencias STEM

El Premio de Investigación recayó en el equipo de la Universidad de León (Ule), liderado por Roberto Álvarez, con el título ‘Hacia una sociedad 4.0: Efectividad de las medidas educativas impulsadas en Castilla y León para el desarrollo de las competencias STEM’. Un proyecto que evaluó los resultados que han tenido las medidas impulsadas por la Consejería de Educación para el desarrollo de las competencias STEM (que integran Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemática, por sus siglas en inglés) y generar más vocaciones en estas materias, que se consideran claves para articular el mercado laboral del futuro, del siglo XXI. Recordó que los modelos educativos se reestructuran para dar esa respuesta a las necesidades de las empresas para contar con profesionales con estos conocimientos.

Álvarez valoró el proyecto Ingenia, que lleva a cabo la Junta de Castilla y León, para fomentar las vocaciones vinculadas al ámbito científico, tecnológico, matemáticas e ingenierías en Primaria y Secundaria desde el curso 2017-2018. Preguntado por la necesidad de reforzar las competencias STEM entre las niñas y las jóvenes, el profesor de la la Ule reconoció que este tipo de carreras siempre han estado muy masculinizadas pero precisó que el género femenino no está en peores condiciones sino que solo tienen menos referentes, que influye en que no acudan, de manera mayoritaria, a este tipo de titulaciones.

El accésit primero recayó en el equipo de investigación encomendado por Danny Liliana Herrera, también de la Ule, que abordó la ‘Distribución y efecto de las subvenciones nacionales de apoyo a la I+D+i en la convergencia tecnológica de las empresas de Castilla y León’. Un trabajo que comparó a la Comunidad con el resto de España y concluyó que Castilla y León estaba en el séptimo lugar en cuanto al reparto de estas ayudas, tanto en la cuantía como en el número de empresas que reciben las subvenciones.

Herrera alertó que la política nacional de distribución de ayudas a la I+D ha incrementado la brecha tecnológica existente en España, con comunidades que reciben más dinero y otras, menos. “Al final, tenemos dos Españas. Algunas, centrales que son muy innovadoras y otras, consideradas regiones periféricas, donde estaría Castilla y León”, expuso. También, subrayó que, pese a que la Comunidad recibe pocos recursos, las empresas que acceden a estas subvenciones llevan a cabo un “desempeño ejemplar”. Es decir, consiguen tener efectos en su actividad innovadora que está por encima de la media nacional.

En cuanto a las recomendaciones, el trabajo propone replantear la distribución de las subvenciones para que la Investigación y el Desarrollo llegue más y mejor a las regiones periféricas y que las empresas de la región pidan más estas ayudas.