F. S. /ICAL - Ranking de excelencia educativa 2019
VALLADOLID - EDUCACIÓN
Miércoles, 10 de Abril de 2019

Castilla y León logra el tercer puesto en el Ránking de Excelencia Educativa, solo por detrás de País Vasco y Navarra

ICAL - Un informe de Profesionales por la Ética, tras analizar 58 indicadores, apuesta por un “urgente” Plan Nacional de Convergencia Educativa para frenar la “disparidad regional”

Castilla y León logró el tercer puesto en el Ránking de Excelencia Educativa, solo por detrás de País Vasco y Navarra, tras analizar 58 indicadores extraídos de ‘Las cifras de la educación en España. Curso 2016-2017 (Edición 2019)’ del Ministerio de Educación y evaluado por Profesionales por la Ética. El informe ‘Las políticas educativas en España: Ranking de Excelencia Educativa 2019’, presentado hoy en Madrid, apuesta por un “urgente” Plan Nacional de Convergencia Educativa, por parte del Ministerio, para frenar la “disparidad regional”. Una de sus propuestas, por ejemplo, es establecer pruebas de nivel únicas en el país.

País Vasco obtiene la mayor puntuación, con un 8 sobre 10, seguido de Navarra (7,7) mientras que Castilla y León logra el tercer puesto, con un 7,1, seguida de comunidades como Cantabria (6,8), Madrid (6,7) y Asturias (6,5). A la cola, se sitúan Andalucía (2,3), Castilla-La Mancha (2,5) y Murcia (2,7).

Entre las conclusiones del informe, están que en los últimos 20 años mejoran en general en España las tasas de escolarización, graduación en las diferentes etapas, idoneidad (edad adecuada al curso), abandono educativo temprano, así como los resultados de las pruebas PISA (ciencias, lectura y matemáticas). También hay un avance del gasto público por alumno, las ratios de alumnos por profesor, los recursos informáticos, de comedor escolar y transporte y aumenta el estudio de lenguas extranjeras.

Pesa e estas mejoras, la asociación asegura en su informe que persisten las diferencias que existían entre regiones hace 20 años no se han reducido y en algunos casos han aumentado. En ese sentido, el trabajo destaca que la tasa neta de escolarización universitaria entre 19 y 22 años se sitúa en el 35,8 por ciento a nivel nacional pero la “brecha” entre la cabeza, el País Vasco (55,5 por ciento), y la cola, Baleares (13,5 por ciento), es “enorme y creciente”. En el caso de Castilla y León, este porcentaje se sitúa en el 44,4 por ciento.

También, advierte del aumento de la “brecha” de graduación en Bachillerato (con el País Vasco -71,1 por ciento- y Baleares -43 por ciento- como extremos). La Comunidad aparece en el cuarto lugar, con el 63,7 por ciento, por detrás de País Vasco, Asturias y Madrid. Hay diferencias del porcentaje de población adulta que ha completado estudios postuniversitarios (72,9 por ciento en Madrid frente al 43,1 por ciento de Extremadura, frente al 59,8 por ciento de Castilla León. Profesionales de la Ética valorar la mejora en todas las comunidades, aunque la diferencia entre la primera y la última es, en la actualidad, de 29,8 puntos cuando en el curso 1996-1997 era de 18,7.

Lo mismo ocurre con las tasas de idoneidad a los 15 años, que siguen siendo muy altas: 20,7 puntos entre la comunidad con menos retraso, Cataluña -92,5 por ciento-, y Aragón -79,8 por ciento- en el extremo contrario. Castilla y León se queda en el 83,9 por ciento.

El informe recuerda que la evaluación de competencias de las últimas pruebas PISA, publicadas en 2015, deja en lugar destacado a Castilla-León, líder en España en comprensión lectora y ciencias y a Navarra, líder en matemáticas, mientras Andalucía ocupa el último lugar en ciencias, Extremadura en lectura y Canarias en matemáticas.

“La diferencia en matemáticas entre Navarra y Canarias (66 puntos) es mayor que la que existe entre Canadá y Grecia. Cabe recordar aquí que el citado informe de la OCDE expone el caso de Castilla-León como una región con buenos resultados educativos a pesar de tener un PIB inferior a la media española”, precisa el estudio recogido por Ical.

Abandono educativo

En cuanto al abandono educativo temprano (población de 18 a 24 años que no ha completado los estudios obligatorios y no sigue ningún tipo de formación) ha mejorado en los últimos 20 años en España, pasando de un 30,8 a un 18,3 por ciento. Sin embargo, estamos aún lejos del 10,6 por ciento de la Unión Europea y del objetivo UE 2020, situado en el 10 por ciento. La distancia entre extremos vuelve a ser enorme: del siete por ciento en el País Vasco al 23,5 por ciento de Andalucía o 26,5 por ciento de Baleares mientras que Castilla y León se queda en el 16,7 por ciento.

El gasto público en educación por alumno no universitario de todo tipo de centro (se compara aquí con cifras de hace 12 años) ha evolucionado ligeramente al alza pero la distancia entre los extremos sigue siendo muy alta (6.502 euros en el País Vasco frente a 3.945 euros en Madrid). Madrid es la región con menor gasto pero a la vez la más “eficiente” si tenemos en cuenta sus resultados educativos globales. Este gasto es de 5.529 euros en Castilla y León.

El informe también analiza el número de alumnos por profesor, con Madrid a la cabeza (14) frente a los 10,4 de Galicia. Castilla y León es el cuarto menor, con 10,9. En relación con las lenguas cursadas en enseñanzas del Régimen General (de Infantil a Bachillerato y ciclos formativos de Formación Profesional), el territorio con mayor número de lenguas cursadas por alumno es Canarias, con 1,31 mientras que Cataluña o la Comunidad Valenciana no llegan a 1mientras que Castilla y León se queda en 1,08.

Ante estos datos, Profesionales por la Ética apuesta por promover la creación de proyectos educativos que movilicen la iniciativa de la sociedad, facilitando su participación y responsabilidad. No en vano, considera que una mayor oferta para los padres, innovación ante los nuevos retos y sana competencia redundarán en excelencia educativa.

Sociedad comprometida

El coordinador del informe Miguel Gómez de Agüero afirmó que “la iniciativa social es a la excelencia educativa lo que el emprendimiento al desarrollo económico de una comunidad. Necesitamos una sociedad comprometida con la educación que desarrolle proyectos educativos excelentes.

Entre otras conclusiones, recoge la necesidad de asegurar el derecho de los padres a elegir el centro escolar para sus hijos sin que esta posibilidad suponga una penalización económica. En relación a este asunto, la organización reclama no enfrentar la educación de titularidad pública y la educación privada o concertada. “El papel de la administración es facilitar que la sociedad genere proyectos educativos y llegar donde la sociedad no llegue para asegurar educación de calidad para todos; esto redundará en libertad y en calidad”, precisó Gómez de Agüero.

También pide asegurar presupuestos convergentes que faciliten recursos educativos de calidad en todo el territorio español; fomentar las escuelas de padres que mejoren la implicación de las familias en las tareas educativas y les den herramientas para asumir con éxito su responsabilidad como primeros educadores de sus hijos; potenciar la figura del profesor, su formación continua, liderazgo y autoridad en las aulas y promover la cultura del esfuerzo y de la responsabilidad personal en los alumnos.